Isaías 58:13-14: Un Reposo (Sábado) sin Legalismo


Hace un tiempo un amigo publicó en su muro de Facebook la siguiente cita bíblica:

Isaías 58:13-14 Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, 14 entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová
lo ha hablado.

Naturalmente era Sábado y mi “Facebook’s Friend” quería dar un regaño claro: “Este día es especial así que deja de hacer tu propia voluntad”, al menos así lo interpreté.

Me quedé pensando en las palabras de Isaías que ahora centelleaban en el dominio de Zuckerberg. El profeta me esta pidiendo que deje de hacer mi voluntad el día sábado. Pero ¿Como se hace eso?, ¿Como yo, siendo un ser pensante, regido por mi habilidad de tomar decisiones, de comparar opciones y ponderar riesgos puedo en un momento de mi vida desconectarme de mi capacidad intelectual?

Además, ¿Qué de malo tiene usar mi intelecto para tomar decisiones el séptimo dia de la semana?, ¿acaso no fue Dios quien nos creo de esa manera?

Así, mientras releía la ingenua exhortación electrónica de mi amigo, me envolvía en una empaguetada de pensamientos. Para lograr descifrar el enigma, fui en oración y leí con detenimiento la porción del capitulo 58 del libro de Isaías. Y esto fue lo que encontré:

Dios quiere que consideres su día especial de adoración. Pero mas que cesar de laborar en ese dia, Dios desea que sus horas sean deliciosas para nosotros. Esa delicia debe ser el norte del reposo semanal. ¿Pero como logro que el sábado sea un deleite para mi?, la respuesta es clara, “no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad”. Así llegamos al mismo lugar donde comenzamos, ¿y como logro dejar de hacer mi voluntad?

Podría filosofar durante horas sobre este menester, pero de seguro sería mera palabrería hipócrita. En vez de eso consultemos la palabra misma:

Gálatas 2:20: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y
ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo
en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Date cuenta que lo que dice Pablo es la solución al enigma del Isaías 58. Si somos crucificados en Cristo, ya no vivimos nosotros, si no que vive Jesús en nosotros. Por lo tanto, a partir de eso, lo que vivas lo vivirás en la fe de Jesús mismo. Tus pensamientos serán los pensamientos de Dios, tus deseos serán los de El, y tu voluntad será la Suya.

Entonces y solo entonces tendrás un reposo delicioso como lo describe Isaías 58:13-14, porque no andarás en tus propios caminos si no en los caminos que te conduzca el Espíritu Santo dentro de ti. Los versículos de Isaías 58 no son un regaño legalista de parte de Dios para que observemos mecánicamente el sábado, si así fueran, entonces carecen de sentido y no estarían acorde con la línea de interpretación bíblica, mas bien, describen el proceso de dependencia total en Dios, que hará que entremos en su reposo (Hebreos 4:10). Nos hablan de permitir que Jesús domine nuestro intelecto (1 Corintios 2:16), nos instan a depositar nuestro yo a los pies de la Cruz (Mateo 11:28), y depender de la dirección de Dios para caminar.

Isaías 58 tiene un carácter evangélico. Nos dirige a Jesús como el medio para conseguir la verdadera transformación de corazón que nos llevará al reposo correcto.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...