Respuesta a Comentario (Articulo: Brenda, Ye-eun y La Forma de Vestir del Verdadero Cristiano)

Muchas gracias por visitar nuestra página y por dejar su huella. Su opinión es importante para nosotros y la respetamos. 


La historia de Brenda y Ye-eun resalta la importancia de mantenernos adheridos a la Biblia como norma absoluta de salvación. Concurrimos con su comentario en el hecho de la necesidad de ser diferentes, sin embargo entendemos que esa diferencia no radica en la apariencia exterior (Mateo 23:27). Las normas de vestimentas son verdaderamente importantes y necesarias, sin embargo éstas responden más a las normas morales y culturales de los pueblos, que a la palabra de Dios. Los principios y reglas de vestimenta son de carácter secular y no espiritual. De esa manera todo cristiano debe seguir las reglas de etiqueta y protocolo establecidas no solo por su organización religiosa, si no también por las leyes civiles, y normas morales de sus pueblos. 

Dios estableció una vestimenta especial para el sacerdocio levita. El único propósito de esta vestimenta era señalar a Cristo en un modelo o tipo. Era una indumentaria particular que vestía solo la elite sacerdotal y no el grueso del pueblo. De hecho para el resto del pueblo no se estableció vestimenta alguna. En otro artículo podríamos abundar mas acerca de esto.

A menudo escuchamos decir que los cristianos debemos vestir diferente, sin embargo todos, aun el que lo promulga, compra y usa las mismas piezas que todo el mundo utiliza. Por ejemplo, los hombres nos vestimos con los mismos trajes que utilizan los políticos y los ejecutivos. Creo que estamos invirtiendo erróneamente el tiempo en “vanas sutilezas”. Debemos ser fieles mayordomos del tiempo que se nos da en exaltar a Cristo y decirle al pecador lo que tiene que hacer para ser salvo (Hechos 16:31). Es ésto lo que nos hará brillar aunque estemos mal vestidos. Es para eso que hemos sido levantados como iglesia.

Por otro lado, he aprendido a no confiar en mi instinto ni el de mis hermanos (Jeremías 17:9). Reconociendo que no hay nada bueno dentro de mi (Proverbios 28:26), y temiéndole a la eventualidad de caer en lo que cayeron los “sanedrines” (Mateo 15:8, 12:38, Colosenses 2:22-23), he comenzado a pedirle a Dios que me permita vivir por “Jesús y nada mas”. 

La apariencia personal posee tan poca importancia en la salvación, que Jesús no dedicó ni uno de sus discursos y alocuciones publicas a hablar de ella. Por el contrario habló de aquellos que pretendían comprar la gracia mediante la apariencia. Si quisiéramos establecer una norma, tendríamos que apelar simplemente al sentido común, tal cual lo hace Pablo quien nos dice que la norma general es la decencia y el orden (1 Corintios 14:40, 1 Pedro 3:1-4), así de sencillo.

Lo mejor que podemos darle a Dios es nuestro corazón (Proverbios 23:26), no sirve para mucho pero al menos de esa forma el creador tendrá el centro de comando de nuestra vida. 

Percibimos buenas intenciones en su comentario. Gracias una vez más por leernos y comentarnos.
Por favor continúe haciéndolo. 

Haz click para ver el articulo al cual se hace referenciahttp://www.jesusynadamas.com/2011/07/era-la-primera-ves-que-brenda-volaba-en.html

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...