Marta y María Comparadas

Se ha dicho mucho sobre Marta y María. ¿Las recuerdas?
Marta, ocupada con los quehaceres de la casa. María despreocupada sentada a los pies de Jesús.
Piensa por un instante ¿cual de las dos actuaba mal?
Sin duda, solo un desadaptado pensaría que Marta estaba actuando correctamente. Ocupada entre los platos y los paños mojados, perdía la oportunidad de escuchar la palabra fresca recién salida de los labios del maestro. María, por el contrario escogía la obra mas sublime.
Esta historia nos seduce a pensar rápidamente en el error de Marta, su afán por los afanes y su desenfoque de lo que verdaderamente importa.
Sin embargo, fuera de las fronteras bíblicas, me pregunto ¿aun mantendríamos la misma opinión?
Un corto análisis de las dos chicas nos dará herramientas adicionales para refinar nuestro criterio:

1.    1. ¿Cuales son las características de Marta?

Se preocupa por lo que hay que hacer: Su deseo era agradar al maestro. Su mayor preocupación era tener una casa agradable para su importante visita. ¿Acaso no es esto parte de nuestra interpretación de 1 Corintios 6:19?

¿Cual sería nuestra adjetivo para una persona que invierte su tiempo en hacer que las cosas estén aceptables ante los ojos de Dios?

Lo llamaríamos buen mayordomo, excelente administrador, brillante diacono, buen pastor.

Desde otra perspectiva, ¿que diríamos de una persona que no se preocupa por hacer que las cosas estén aceptables ante los ojos de Dios?

En un contexto secular lo llamaríamos irresponsable, descuidado, desorganizado.
En un contexto religioso, un mal mayordomo pues Dios no mora en el desorden.

2.  2.   ¿Cuales son las características de María?

No se preocupaba por la condición de la casa. Más aun, no era empática con su hermana. Ambas eran responsables por el buen estado de la casa, pero solo Marta se ocupaba. Sin duda la joven María mostraba irrespeto y desconsideración para con su hermana y para con sus responsabilidades.

¿Cual era el problema de Marta entonces?

Marta entendía que su trabajo y su dedicación a las labores la autorizaban a recriminar a Jesús. Es por eso que se acercó al Maestro y le indicó “¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude”.

La frase  “No te da cuidado”, es una incriminación directa a Jesús. Es como si quisiera decirle, considerando el respeto que Jesús se merece, “tu estas siendo igual de inconsciente que ella”. Luego agrega: “dile, pues, que me ayude”.

Marta entiende que está haciendo lo correcto. Está obrando para complacer al salvador. Esa obra que hace la capacita para exigir que su hermana actué como ella está actuando. Además entiende que tiene la autoridad para decir que su hermana está en un error. Estima de tal manera lo que hace que entiende puede acercarse a Cristo y exigirle. Pero el Galileo le contesta con unas palabras que aun leyéndose transmiten la ternura del tono:

Lucas 10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Marta y María representan las dos maneras de acercarse a Jesús. Acercamiento por relación y acercamiento por religión. Comparemos ambas:

-La religiosidad te hace pensar que estas actuando correctamente.
-La relación con Jesús te convence que necesitas de El para actuar correctamente.

-La religiosidad te hace hacer cosas para agradar a Jesús. 
-La relación te invita a compartir -tiempo con Jesús para agradarlo.

-La religiosidad te hace sentir superior a los demás. 
-La relación te hace sentir un servidor de los demás.

-La religiosidad te hace pensar que te mereces el cielo. 
-La relación te convence de que no lo mereces, pero lo obtendrás por gracia.

-La religiosidad te convence de que los demás están en pecado. 
-La relación te convence a ti de pecado.

Marta no representa al trabajador diligente y esforzado, mucho menos al buen mayordomo o al excelente estratega. Ella es un ejemplo del religioso que vive su vida muriendo entre los ritos estériles y las leyes humanas que se hacen llamar santas.

El llamado es a soltar los platos y los paños mojados de la cocina religiosa, y pasar tiempo a solas con Jesús. Al fin y al cabo según las palabras de Jesús, lo único importante es pasar tiempo con El (Lucas 10:41).

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...