Oda a la Sombrilla

Cuando se enteró que había decidido estudiar en la escuela de ingeniería, se acercó a mi con su rostro casi azul que hablaba de una aguda percepción sumida en profunda frustración. La escena me vaticinaba un comentario cargado de desilucionada intelectualidad. Su mano en mi hombro me confirmó el presagio.

Me dijo: Me alegra que decidieras estudiar ingeniería. De paso quiero decirte, que tal si inventas algo que pueda usarse en lugar de la sombrilla. Es que he pensado en lo rudimentario de ese  artefacto. Me siento tan mal al depender de esa vieja tecnología para cubrirme de la lluvia. La hemos usado por siglos y aún nadie se ha inventado algo que pueda substituirla. Creo que es tiempo para ello. Que te parece!

Bajo su mano de mi hombro como esperando una respuesta de mi parte. Luego de decir las fraces que uno suele decir cuando no tienen nada que decir, le dije. Veré lo que puedo hacer.

Pasé años analizando la pregunta de mi amigo. Les confieso que hasta me aventuré a diseñar algunos prototipos en mi mente. Pero siempre me encontraba con los mismos resultados. Nada funciona mejor que la sombrilla para hacer el trabajo de la sombrilla. Concluí la investigación estableciendo que lo mejor para cubrirse de la lluvia es ese vejestorio diseñado por los chinos hace cerca de 4 mil años.

Siglos atrás Dios cubrió la desnudez de nuestros primeros padres con piel de cordero. Esa piel representaba la Justicia de Cristo, que cubre la desnudez que nos provoca el pecado.

Por siglos la sombrilla ha cubierto la humanidad de la lluvia y el calor del sol. El objeto de rudimentaria tecnología no tiene sustituto. Hoy, 6 mil años después de que Dios solucionara con brillante sencillez el problema del pecado de la humanidad, esa rudimentaria solución sigue siendo efectiva como el primer dia.

Para el que lucha debajo de la lluvia de la soledad, de la desesperanza y de los vicios. Para el que se siente desmayar debajo del calor de la enfermedad, de la infidelidad, de la insolvencia económica. La primitiva vestidura sigue siendo la única e insuperable solución, aun en estos tiempos de pastillas milagrosas y operaciones robóticas.  La justicia de Cristo esta disponible para ti GRATUITAMENTE. No salgas a la calle sin la sombrilla que te cubre de la tormenta y el calor del pecado. Nada mejor que Cristo para hacer el trabajo de Cristo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...