Una Interpol Sin Jurisdicción

Desde pequeño me llamó la atención la Interpol. Me preguntaba quienes eran los efectivos que la comprendían. Nunca había visto un solo uniformado con las insignias de esta organización, pero podían capturar los criminales mas peligrosos en los lugares mas recónditos.

En ese entonces y ahora vemos las noticias en donde nos informan de maleantes internacionales capturados a miles de kilómetros del país donde son solicitados.
Recién comprendí que la Interpol (“The International Criminal Police Organization “) es una organización internacional de cooperación policíaca. Una interconexión de información entre los policías del mundo, que permite comunicar sobre criminales que han salido de las fronteras del país donde se cometió la fechoría. Así, un criminal puede ser capturado en un país distinto del que cometió el crimen, aunque la policía del país original no posea jurisdicción.
La Interpol es entonces una organización que persigue a los criminales por casi todos los rincones del planeta, los captura y los somete a la justicia correspondiente.


Hay una organización espiritual, que similar a la Interpol, se encarga de perseguir y acusar a los seres humanos por todos los rincones del planeta. No importa donde vivas, tu clase social, educación, o religión, este organismo descubre tu ubicación con la intención de acusarte por tus hechos.

Esta compuesta por el 30% de la población celestial y su base es el planeta tierra (Lee Apocalipsis 12:4-9). Su líder, el enemigo de la almas, dirige esta miríada en su campaña contra los seres humanos. Nos busca para hacernos recordar nuestras obras. Su fin es descomponer nuestra autoestima y desestabilizarnos la paz mental. Así logra el descontrol emocional de los seres humanos. Ese descontrol es la vía de la desesperanza. Así caemos lentamente en sus brazos.

La palabra de Dios aunque reconoce esta organización, nos da detalles del plan divino para desarticularla. (Lee Apocalipsis 12:10).

A partir de la muerte de Cristo en la cruz, los ángeles caídos no tienen la autoridad sobre el planeta. Han perdido toda jurisdicción. Todo aquel que reconoce a Jesús como su único Salvador, declara su independencia del mal.

Aunque hayas sido un asesino, un ladrón o un infiel. Aunque creas que tu pasado de pecado es imposible de borrar. Si sientes que tus malos actos te persiguen dondequiera que estés, la palabra de Dios dice lo siguiente para ti:
Colosenses 2:13
13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os
dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta
de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de
en medio y clavándola en la cruz, 15 y despojando a los principados y a las
potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.


La Buena noticia es que Jesús tomo jurisdicción sobre nosotros.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...