Una Teocracia Democrática

Democracia y teocracia son dos conceptos que en teoría no pueden ser compatibles en un mismo espacio. La democracia, del griego δημοκρατία (δημος = pueblo, krátos = autoridad) es el poder que reside en el pueblo, donde la comunidad tiene el derecho a participar de la dirección y gestión de los asuntos públicos.

La teocracia, del griego θεοοκρατία (θεοσ = Dios, krátos = autoridad) es donde se le atribuye a Dios y a sus representantes el poder político. Sin embargo esta incompatibilidad no tiene que ser necesariamente la norma.

Mucho tiempo atrás Dios llamo a un hombre, Abraham que vivía en la tierra de Ur en Medio Oriente y le prometió hacer de él una gran nación (Gn.12:2,3). Para tales propósitos era necesaria una comunidad, entre otras tantas cosas, y Abraham era solo un hombre que ni siquiera tenia hijos, así que serian necesarias varias generaciones para formar un pueblo.

El patriarca comienza su linaje con Isaac y sucesivamente llega a Josué y por ende a Egipto (Gn.50:15-26). Hay que recordar que Dios también concede un territorio donde levantar esa nación, pero por causas de “la Fortuna” tienen que emigrar a Egipto. Allí reciben asilo, pero luego se convierten en esclavos. Cabe señalar que Egipto era la primera potencia mundial de ese tiempo. Tras una estadía de 430 años (poco menos que lo que Puerto Rico lleva como colonia hasta hoy) por fin llega el día de su liberación. Moisés es el Hombre con la encomienda de libertar su nación del dominio Foráneo.

El caudillo reclama la liberación de su pueblo ante la autoridad máxima del imperio, el Faraón, y por ende reclama su independencia (Ex.5:1-23). Libres porque rompen con su relación esclavista e Independencia por que ya no se someten a la autoridad de otra nación.
Luego Israel haber alcanzado su independencia (Ex.12:29-51) es necesario comenzar un proceso de ordenamiento político. Con la visita de Jetro, el suegro de Moisés, se da el primer proyecto orgánico de la nación, el nombramiento de los jueces (Ex.18:13-27) Estos jueces debían ser instruidos en las distintas leyes y ordenanzas para funcionar como tribunales jerarquizados que juzgaran asuntos menores.

Había en estos jueces una cualidad muy particular, “la Virtud”. Éxodos 18:21 dice: “… escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.” (Ver también el verso 25). Según Nicolás Maquiavelo (destacado teórico político del siglo XVI) la Virtud es una de las cualidades supremas para obtener y preservar el poder. En su libro “El Príncipe” Maquiavelo destaca entre otros ilustres personajes a Moisés como uno de los más exitosos príncipes de la historia gracias a su Virtud.

Hasta este momento el pueblo a comenzado un proceso de estructuración básico, falta decidir que modelo de organización política seguirán. Es bien sabido que Israel estaba constituido de forma Teocratica pero lo interesante es como la Teocracia llega a ser el modelo político nacional. Dios luego de hacer los distintos milagros y prodigios tras la salida de Egipto, frente al monte Sinaí, hace una propuesta al pueblo muy particular. Jehova propone un pacto entre ambas partes (Ex. 19:1-25). El Eterno dice a Moisés, “si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra” (Ex.19:5). Moisés reúne a los ancianos (ver.7) y le comunica el mensaje, pero lo mas interesante lo encontramos en el verso ocho donde nos dice: “Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos…”. Todo el pueblo a una sola voz aceptó el modelo Teocrático. La Teocracia de Israel se da por medio de un proceso democrático, de participación popular, donde la comunidad decide el proyecto de ordenamiento político que desean.

Utilizo el termino democrático porque etimológicamente puede ser aplicado en este contexto; δημοκρατία es autoridad del pueblo. La comunidad relega a Dios su propia autoridad. Tal vez no sea la perspectiva mas exacta dentro de los términos Modernos y probablemente Locke y Montesquieu desaprueben totalmente esta noción, pero en el Sinaí, el poder de elegir recayó absolutamente en el Pueblo. No estoy diciendo que fue democrático por el simple hecho de elegir, sino por lo que eligieron, un ordenamiento político. Fíjese que Dios en ningún momento los amenaza si su decisión es contraria al pacto, Jehová simplemente hace su propuesta, el pueblo es el que escoge.

Una vez hecho el pacto es necesario ratificarlo y esto se logra por medio de un Código Jurídico. La mayoría de los países soberanos en la actualidad tienen como código jurídico supremo una Constitución, por la cual todos sus ciudadanos deben regirse. El acta de los diez mandamientos de Éxodos 20 no es necesariamente una Constitución en todo el sentido de la palabra, pero, ciertamente es el código legal por excelencia que habrá de regir la vida del pueblo-nación. Los Hebreos ahora tienen un pacto o compromiso con Yahvé, que además de ser elegido de forma democrática ha sido ratificado jurídicamente.

En los capítulos sucesivos (Éxodos 21 en adelante) lo que encontramos es una serie de leyes y ordenanzas, tanto religiosas como civiles, que nos dan cuenta de la continuidad del proceso formativo del Estado Teocrático Hebreo. Este proceso formativo continuará a media que se van dando los distintos eventos en la Historia bíblica y sin duda habrá de transformarse, pero entiendo que la tesis fundamental esta en lo hemos reflexionado hasta el momento. La Teocracia de la Nación israelita es resaltada de un proceso democrático

No se si esta reflexión pertenezca al campo teológico o al político, a lo mejor a ambas y por ello falta a sus respectivas discursividades. Tal vez sea un intento ingenuo de aplicar fórmulas que hermenéutica y sistemáticamente no corresponden, por simple curiosidad intelectual. Pero a veces las ideas que parecen más descabelladas, no lo son. No pretendo hacer de esto una tesis afirmativa sobre el asunto, sino como dije una simple comparación que puede poner a más de uno a pensar. Como diría un amigo, dale cabeza

Notas
  1.  Estas definiciones fueron extraídas de la Enciclopedia Británica
  2.  La versión bíblica utilizada en este trabajo es de la Reina Valera 1960
  3. Nicolás Maquiavelo, El Príncipe: Clásicos de Siempre, Longseller, Buenos Aires. P. 63 y 64
  4. Con Moderno me refiero al periodo Ilustrado y pos Revolución Francesa
  5. Es posible hallar aquí un tipo de relación entre ciudadano y Estado de Derecho según Hegel en cuanto al compromiso que tienen los ciudadanos con el Estado de Derecho

1 comentario:

Anónimo dijo...

Interesante, pero no creo que Dios sea un democrata! o que haya instituido la democracia, pare empezar la idea fue de Jetro suegro de Moises, Dios no tuvo ninguna intervencion en esto el fue siempre respetuoso de las decisiones del pueblo en materia de gobierno e incluso les dío rey cuando ellos querian uno. La teocracia es el Gobierno absoluto de Dios, juez justo y sabio.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...