El Suave y Delicioso Jarabe (Syrup) de Maple


La costumbre es una particularidad de los seres humanos y quizás de algunos otros seres vivos de la creación también. Ella nos ayuda a manejar los cambios llevándonos a un “sano” equilibrio, aunque algunas veces éste sea evidentemente insano. Según la doctora Elisabeth Kübler-Ro manejamos los cambios por medio de un proceso que comienza con la negación, seguida por la ira, negociación, depresión y finalmente la aceptación. Ya en la aceptación vivimos con el cambio, este se convierte en nuestro “statu quo”. Luego de un tiempo lo que aceptamos se transforma en la costumbre.
Con el paso del tiempo la costumbre, la misma que definieran las circunstancias al principio, comienza a adquirir personalidad. Entonces se vuelve tan nuestras que comienza a definir lo que somos. Y nosotros a defenderla como si de ello dependiera nuestro respirar. Razonamos sin razón, definimos sin sentido, defendemos sin armas. Y si alguien nos demuestra nuestro error, entonces nos aferramos a la tradición. Así dejamos pasar la realidad y tomamos cualquier sustituto que nos hallamos inventado. Así nacen nuestros dioses.
Hace unos meses decidimos cambiar el jarabe (syrup) para pancakes a base de azúcar que solíamos consumir, por un sustituto más natural, hecho a base del extracto del árbol de Maple. En efecto este último no es un sustituto del jarabe de azúcar, todo lo contrario, el de Maple es el original.
Se lo presenté a mis hijos como si yo fuera el vendedor del producto. Les hable brevemente sobre lo sabroso, suave y saludable que es, en comparación con el barato impostor. Mi hija mayor me compró la idea y comenzó a disfrutar de la suave textura que cubrió sus pancakes. Mi otra hija me dijo que prefería los pancakes sin jarabe de todos modos. Pero mi hijo menor, me miró con escepticismo, se aferro a la botella del denso jarabe y me dijo que no quería probar el nuevo. Intenté seducirlo dándole a probar un poco. Lo probó y me dijo que no pretendía cambiar su viejo jarabe por esa cosa nueva que pretendía introducir al desayuno.
Por la costumbre de ingerir el baboso sustituto, mi pequeño rechazo el verdadero. No pudo reconocer algo mejor cuando se lo ofrecí.
Cuidado que no rechaces la voz de Dios y te encuentres defendiendo tus tradiciones.
Romanos Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

1 comentario:

Mariela dijo...

Tan bello Sergio!! jejeje....me lo puedo imaginar aferrándose a Aunt Jemima cerquita de su pecho... Increíble q ya tenga 5 years!!!! WOW!!! Time actually is moving real fast....

I'm glad u guys r doing great in the states...

un abrazo;

Dra. Hernández ;) soon to be jejeje

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...