Mis Super Poderes

Ayer fuí a un banco. Necesitaba hacer una transacción, así que cerca del medio día manejé a la sucursal más cercana a mi trabajo.
Al llegar fuí recibido por una mujer negra que con una sonrisa en sus labios me decía:

"¿Cómo esta?",
respondí muy bien gracias.

Fuí a la mesa disponible para llenar documentos, noté que me faltaba información y comencé a buscarla en mi cartera. En eso, una mujer latina se acerco y me dijo:

"¿le podemos ayudar? "

Le expliqué que buscaba una información que necesitaba para la transacción. Dijo "ok" y se alejo un poco. Finalmente encontré la información, llené los documentos y me dirigí al área de los representantes de servicio. Antes de llegar, la mujer negra me llamó y me indicó que no tenía que formarme en la fila porque había un espacio disponible.
Fuí dirigido a un área donde atendía una mujer blanca con trenzas rubias largas (dreads), ella me dijo su nombre, no le presté atención, así que no lo grabé en mi mente. Yo le dije el mio.
Sin embargo, ella me pidió que repitiera mi nombre, luego lo repitió ella y me dijo,

"¿lo pronuncié bien?",

mientras por encima del mostrador me ofrecía su mano, en señal de saludo. Me atendió y me dio un recibo. Se despidió con una sonrisa. Al terminar la transacción, una mujer blanca, muy joven me sonrió y me dijo:

"que tenga un buen día",

Inmediatamente después una dama que parecía ser la gerente de la institución me dijo

"Gracias por venir a “nombre del banco”. "

Al llegar a la puerta la misma mujer de piel negra me sonrió y también me dijo

"que tenga un buen día."

Salí pensando, que exageración!, esa gente está desesperada, de otra forma no estarían saluda y saluda!. Luego de un tiempo comencé a pensar de forma diferente. Quiero que sepan que al fín y al cabo me sentí muy bien en ese lugar. Noté que me notaron. Estoy acostumbrado a usar mis super poderes en lugares como bancos, oficinas de gobierno, hospitales, consultorios, bufetes y hasta en restaurantes. Pero no fue necesario que lo usara en esta ocasión, así que estaba contento.
Esa comitiva saludante me hizo sentir querido e importante. Me demostraron que mi presencia es apreciada entre ellos, sea por las razones que sea. Tal perecía que desesperaban por brindarme un servicio.
Esa gente realmente quiere que yo regrese a ese lugar, y ¿saben que?, voy a regresar. Y si tuviera que escoger entre ese banco y otro, escogería éste aunque estuviera mas lejos.
¿Qué, cual es mi super poder? soy el hombre invisible, me paseo en los lugares sin que nadie note mi presencia. Puedo enterder que requiera usar mis poderes de desaparecer ante la gente en los lugares que antes mencioné, pero que lo tenga que usar en una iglesia de Cristo, inconcebible!!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los extremos usualmente no son saludables. A veces las iglesias parecen un sube y baja. Un extremo arriba y otro abajo y viceversa. Es indignante:a veces no te notan (eres invisible), a veces te notan demasiado (eres el show mas comentado)Todos hemos sido parte de "los extremistas" Ojala y todos podamos reconocer que el único extremo que debemos tener los unos con los otros es amar a nuestro prójimo como a mi mismo. Por cierto Jesús dio un ejemplo perfecto...Murió en la cruz... al extremo demostró su amor por mi. Saludos soy Militza

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...