"Seamos realistas, hagamos lo imposible."


A principios del siglo XX, un hombre hizo lo que parecía imposible al unir dos ideas que aprecian irreconciliables. Su intento fue un éxito al punto de ganar un premio Nobel. Albert Einstein probó que la luz era una onda electromagnética y que a la vez se comportaba como una partícula. La idea de que la luz era una onda rondaba desde hacía siglos por las mentes de varios científicos al igual que la idea de que la misma era una partícula. Pero nadie decía que era las dos cosas a la vez. Incluso Newton era partidario de que la luz era una partícula. Así que una de las mentes más grandes de la historia estaba parcialmente equivocada. Einstein logro lo que imposible al derribar el muro de separación que por tanto tiempo fue ocasión de disputa entre tantos científicos.

Varios siglos antes, Jesús hizo exactamente lo mismo al derribar el muro de separación que había en su pueblo. El reconcilió al mundo con Dios a través de la cruz. Hizo literalmente lo imposible para lograr su objetivo. Lo más increíble es que a diferencia de Einstein, el premio no lo ganó Jesús, lo ganamos nosotros que no hicimos absolutamente nada para merecerlo.

Tradicionalmente la frase: “seamos realistas, hagamos lo imposible”, se le atribuye a Ernesto “Che” Guevara, un importante personaje revolucionario dentro de la historia política de América Latina. Por un momento, imagínate a Jesús diciendo eso antes de consumar su plan de salvación. Más que decirlo, lo hizo.

Somos salvos por gracia. Si aceptas que lo imposible fue hecho realidad en la cruz serás testigo de cosas maravillosas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al punto y con mucha gracia! Me encanto!Siempre es bueno que me recuerden que lo que hoy, desde ya disfruto,(el comienzo de mi vida, que puede llegar a ser eterna) no me lo merezco, no me lo he ganado con actos... Es bueno recordar que Dios me regalo (Gracia) a Jesus: El es mi Vida. tqm Militza.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...