La Prostituta, el Redneck, y el Inmigrante: Parte III

Justo antes de llegar a la casa del estadounidense, cuando recién entrabamos al “inmigration hill”, vi un “celaje” que cruzaba la calle, a una distancia de 150 metros.

Nota: Antes de leer esta parte, sugiero leas la parte I y la II. (Haz Click sobre los Números)

Levantó su mano como quien saluda un “führer” y gritó: how you doing?

Sin ánimos de salvar la distancia, contesté escueto: fine?

Era una mujer blanca, de no más de 40 años y no más de 110 libras. De unos 5’3” de tamaño y de un aspecto callejero. Vestía y caminaba insinuantemente.

Cerca de 40 minutos después, cuando me despendí del amigo de sangre Cherokee, caminamos en dirección al vehículo que nos regresaría a la iglesia. Tocamos algunas otras puertas que se nos habían quedado, y continuamos la retirada.

Doblamos por una esquina y vimos a dos hombres hispanos sentados en las escaleras de uno de los edificios. En medio de ellos, sosteniendo un cigarrillo en su mano izquierda y una botella de cerveza en la derecha (de fabricación alemana somo su saludo anterior), estaba ella, el insinuante espectro que había divisado previamente en la distancia..

Juntos disfrutaban de un rato de malsano esparcimiento, entre el humo del incendio personal y las botellas verdes.

Estábamos agotados por la caminata, así que aunque vimos la necesidad, saludamos a la distancia y continuamos el camino. Pero fuimos sorprendidos por la mujer, que corriendo se acercó a nosotros.

Hey!, dijo con su obsoleta coquetería.

Ahora la veía de cerca. Pude ver el rastro de una antigua belleza, muy oculta detrás de una dentadura casi ausente, un rostro marcado por noches de locos desvelos, un cuerpo lánguido por los arrastres a los cuales se le había sometido.

Esa mujer se acercó a nosotros y nos detuvo casi en medio de la calle.

Uhh! Que querrá!, pensé con mi mente y con mi seño!

Are you Jehovah Witnesses?, preguntó
No, we are not, respondí.
Oh sorry, nos dijo sacudiendo sus manos
No is ok, no problem. Can we help you?, le dije con un poco de miedo, pues esperaba un necesito comida, u otro “necesito trabajo”, en cuyo caso, pues ya saben!
Oh I’m so sorry!, dijo dándose cuenta que sostenía la botella en frente de nosotros. La escondió detrás de si y nos dijo.
I have a question?,
Yes?, contesté.

Aja....!, que pregunta esperarías de una mujer que esta en la calle gastando inútilmente su existencia.

Llegan a mi mente algunos ejemplos, pero por no alcanzar el grado de sobriedad, no es factible que los publique.

Entonces dijo:

The Bible says that only a such number of people will be saved, is that correct?

Amigos, la mujer de la calle me hizo una pregunta de profundo valor escatológico. Si reorganizo sus ideas, añadiendo un poco de información profética, su pregunta podría haber sido:

The 144,000, that mention revelations 7 and 14, are they literals or symbolic?

Una mujer evidentemente entregada a la banalidad, detuvo a un grupo de religiosos para formularles una profunda pregunta. Que sorpresa!

Quiero que consideres algunos puntos:

1. De todas las personas que nos encontramos, hombres trabajadores, mujeres que cuidaban sus niños en sus casas, hombres que descansaban, o malgastaban su tiempo, personas en la calle, solo ella tenía una preocupación por la salvación. ¿acaso su pregunta no demuestra eso?
2. Ella me dijo que le habían dicho que eran literales, pero que su papa era pastor, y le había enseñado lo contrario. Así que una hija de pastor, con sus clásicos vestidos de escuela bíblica y su pelo bien peinado, estaba detrás de ese cuerpo deformado prematuramente por la vida. ¿Cómo esa niña había llegado a convertirse en eso?, piensa!!
3. Te he dicho que era una prostituta desde la parte I. Realmente no tengo pruebas para eso. Es solo producto de mi juicio personal. Y la palabra de Dios dice que no confiemos en ese juicio. Emitir un juicio sobre alguien es solo prerrogativa de Dios. Quizás muchos juicios como el mio, la llevaron a ser lo que es hoy.

Esa criatura creció en la iglesia. Ahora decrece en la calle. Sería bueno pensar que o quien la trajo a donde está ahora. Sin duda Podemos influir sobre la gente, positiva o negativamente. Sin embargo, como iglesia tenemos el deber de representar a Cristo, si lo hacemos, es imposible que nuestra influencia sea negativa.

Pero muchas veces las iglesias son muros de protección para críticos despiadados, que se ocultan detrás de un manto de santidad de confección propia. La tonta opinión de esos acusadores tiene, muchas veces, mas peso que la misericordia de Dios. Lo demuestra el hecho de que son ellos los elegidos para ser líderes y pastores del rebaño, cuando su carácter los relaciona más con los lobos que se divierten entre la sangre derramada por sus presas caídas.

Hay gente a nuestro alrededor que Dios está llamando. El Espíritu Santo los está inquietando de alguna manera. El quiere llevarlos a los pies de Jesús porque sabe que al conocer la verdad (Jesús y Nada Mas), sus dudas y preguntas serán contestadas sistemáticamente.

A la chica de la calle le respondí con datos bíblicos. Le indique nuestra interpretación del asunto. Dijo gracias más de una ves y se despidió llevándose su respuesta.

¿Qué hará con ella?, bueno no es mi asunto, solo estuve allí cuando surgió la necesidad y ¿saben que?, esta ves la suplí.

Me despedí de ella y continué caminando.

PD: son simbólicos, pueden ser mucho más, o mucho menos!.

3 comentarios:

Ana dijo...

Wow Cesar!
Es verdad, debemos tener cuidado en como vemos a las personas; no tenindo juicio sobre ellas y viéndonos a nosotros mismo primero. En la FADU estamos leyendo los 30 días con Jesús (eventos de la vidad de Jesús en orden cronológico) y he aprendido un montón de como era/es Jesús y las enseñanzas que nos dejó. Las tres historias son de mucho aprendizaje. Muchas gracias por compartirlas con nosotros.
God bless!

Nori dijo...

hello Cesar, he tenido la bendicion de pasar por situaciones semejantes en las que he tenido que luchar con los esteriotipos y el prejuicio para no llegar a discriminar a las personas. De corazon deseo que Dios me exponga mas a estas situaciones para poder vencer este aprendizaje solapado social/religioso que nos aleja del principio divino de la gracia. Me emociono mucho leer esta parte. Me agrada pensar en repedidos momentos de mi dia que Dios es amor, pero que ese amor es profundo, sincero, sin disimulo, grande, abarcador, de tracendencia cultural... nada que ver con nuestro amor. En fin, Dios es bueeeeeeeno. Un abrazo grande, Nori

Anónimo dijo...

Que reconfortante es leer palabras sinceras. Te conozco, gracias a Dios, y me encanta como describes tus experiencias y sobre todo tus interpretaciones. Estaré orando para que este articulo, ademas de traer bendición, sirva de reflexión para todos los que pertenecemos a una congregación o religión, cualquiera que sea y como dice la palabra: "el que lea, entienda"
Te amo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...