Alabar y Adorar: ¿Conoces la Diferencia?, Parte II

Hablemos ahora sobre la adoración:
(Para leer la primera parte, haz click: Primera Parte)
El salmo 95 también define la adoración, veamos.
Salmo 95:
6 Venid, adoremos y postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor.
7 Porque él es nuestro Dios;
Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano.

¿Donde se Adora? – “Venid, adoremos y postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor”

La Adoración es lo que hacemos cuando estamos ante la presencia misma de Dios. Recuerda que se alaba como preparación para llegar ante El. Una vez en su presencia, se adora. El salmo 86:9 nos indica: “Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, Y glorificarán tu nombre”

¿Porque se Adora? – “ Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano”

Se adora porque Dios es Dios. El es el Supremo, el Grande, el que es Digno, el Poderoso, el Sustentador, y nosotros somos sus criaturas.

La adoración es reconocer nuestra posición con respecto a Dios, es rendirnos ante su majestad. Adóralo por su hermosa santidad (Salmo 29:20), si te sientes lejos de El, regresa a su presencia pidiendo que tome la rienda de tu exilio (Salmo 5:7)

¿Como se Adora? – “Venid, adoremos y postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová”

Se adora postrado de rodillas. Una imagen hermosa de adoración la presenta Apocalipsis 4:6-11. Los 24 ancianos se postran y echan sus coronas para adorar al rey. Las coronas en Apocalipsis simbolizan el triunfo, poseer el poder. Así que los ancianos entregan sus triunfos al Rey de Reyes y Señor de Señores.

Se adora en silencio (Salmo 37:7), se adora con cantos (Salmo 66:4). Estos cantos a diferencia de las alabanzas deben ser para exaltar a Dios, para reconocer su grandeza, para demostrar mi amor y devoción. Deben ser cantos sublimes, suaves como quien recién llega a la casa del Rey y no quiere otra cosa que escuchar la voz del monarca.

No confundamos lo sublime con lo triste. Expresar respeto a Dios implica permitir que su presencia nos arrope. Si eso sucede, muy probablemente no podrás detener las lágrimas, no podrás bajar tus manos, no podrás callar. Los cuatro seres vivientes de Apocalipsis 4 , no cesaban de decir Santo, Santo, Santo. Seria irreverente no adorar si su presencia esta con nosotros.

Si Dios se manifiesta, el tiempo deja de tener importancia, los afanes son minimizados, lo secular no tiene significado.

En Resumen, se adora cuando se tiene la certeza de que Dios esta en medio de nosotros. Antes de eso se Alaba. La Adoración es rendirnos ante el hecho de que Dios es Dios. Adorarlo es disfrutar de su hermosura, es concientemente dejarse llevar por la emoción que provoca en nosotros la gigantezca manifestación de la grandeza del Rey de Reyes y Señor de Señores.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Adorar a Dios ocurre con menos frecuencia que alabarlo? Porque? Gracias por tu tiempo y tu ayuda. Te amo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...