Un BMW vs Un Viejo Pantalón

Estoy en medio de una transición en mi vida. Alguien una vez me dijo que hay una diferencia entre cambio y transición. El cambio simplemente sucede , en ocasiones sin pedirte permiso. Es independiente, soberano. La transición por su parte, es cuando nos percatamos del cambio y lo aceptamos. Es interna, sucede entre las conexiones neuronales.

Mi cambio (solo una forma de llamarlo porque he aclarado lo de su soberanía), está sucediendo. Y aquí estoy provocando la transición con la ayuda de Cervantes.

Como me estoy mudando de país, he tenido que hurgar entre mis mas secretos tesoros. Entre aquellas cosas que guardo desde antes de que fueran cosas, pues cuando decidí guardarlas tenían nombre y sentido.

Para hacer espacio he tenido que reevaluar el valor que poseen mis pertenencias, así que una por una las he evaluado: Nada vale. El oro (que de hecho no poseo ningún Au en mi tabla periódica personal), vale porque alguien, en algún momento de la historia, decidió que costara mas que el simple granito.

Tengo una pila de inutilidades, que en un momento en la historia decidí que tuvieran valor. Una carta de una amiga, unos poemas de adolescente, unas fotos, un pantalón, un pedazo de tela, unos libros, recortes de periódico, y unas postales. La importancia de esas cosas radica distante de ellas. De seguro cuando muera terminaran en la basura, porque habrá muerto el sentido que poseen.

He comprendido que el sentido de todo en la vida está en nuestros corazones (la mente), aplica también para el oro. De otro modo la chica no lloraría si el anillo fuera de cables de cobre.

Poseía un auto BMW. Lo he vendido y no me ha dolido en absoluto. Pero cargo con el viejo pantalón, que comprara con mi amigo Mon cuando ambos entrabamos al Liceo (Escuela Superior) en Guayabal, Santiago, Republica Dominicana. La pregunta es: ¿Que es más valioso, “The Ultimate Driving Machine”, o el vejestorio talla 27?

La respuesta esta en mi maleta.

Pido a mis lectores su compromiso de oración para que Jesús nos ayude a afrontar el cambio con una transición gentil. Además que soporten un poco mis temas, pues estaré escribiendo sobre el proceso.

Les incluyo una foto de los encargados de la mudanza.


PD: Mi amigo Mon murió en un accidente de tránsito algunos años después de yo haber estrenado mi pantalón

3 comentarios:

Zaian E. López Ramos dijo...

Cesar, se que hablo por todos los muchachos cuando digo que te amamos a ti y a tu familia. No importa en que parte del mundo esten, eso no va a cambiar. Y quien sabe, quiere decir que por ahora vamos a tomar vacaciones del libro de apocalipsis y de El camino a Cristo. jajaja. Es broma. Nosotros tambien estamos aprendiendo en este proceso y se que Dios esta con nosotros.

Anabelle Ventura dijo...

Me dejaste muy pensativa, Con lo del viejo pantalon, y estoy totalmente de acuerdo Contigo. a mi me ha tocado mudarme, varias veces en mi vida de un lugar a otro y de un pais a otro y no resulta nada facil, en esos viajes he perdido cantidad de cosas materiales pero como dices, Lo material carece de valor...

Tengo Muy poco tiempo de estar Con ustedes, pero se que los extranare Un monton, ya que en este corto periodo han dejado grandes huellas en mi Vida, Le doy gracias a Dios por haberlos Puesto en mi camino y por haber tenido la oportunidad de aprender tanto de los temas que nos impartes sobre todos de los sabado por la tarde ;) tambien aunque me bautice en P.R tuve el honor de que me bautizara un Paisano.

Espero que nos reencontremos pronto, Ya tenemos la mejor excusa para conocer Georgia!!!

Anónimo dijo...

Bueno Gracias a Dios, han llegado bien a su nuevo hogar, iglesia, familia y una nueva oportunidad de expandir sus alas y conocimientos de la palabra de Dios. Espero que al considerarme parte de tu nuevo grupo de amistades, poder darte la mano en todo lo que me sea posible. Que Dios continue bendiciendo tu familia. Saul

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...