Jesús, Facundo, un vagabundo y una foto en la cartera.

Facundo Cabral es un cantautor argentino nacido el 22 de mayo de 1937 en la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Según una enciclopedia cibernética muy famosa, a temprana edad, su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, al sur de Argentina. Añade que Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio. Al poco tiempo consigue escapar y según cuenta encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo.
No sigo la carrera de los artistas, pero si en algún momento lo hiciera Facundo Cabral estaría en mi lista. Sin embargo, aun cuando no coincida con todas sus expresiones, es uno de los cantantes de música popular que admiro y escucho ocasionalmente por la sencillez con que presenta a Dios. Ahora me pregunto, ¿Estaremos convencidos de que podemos conseguir a Dios en cosas o en personas “simples” como un vagabundo?
En lo personal le doy gracias a Dios por ser tan bueno. Por hacer como siempre de una experiencia negativa algo de lo que podemos aprender. La experiencia de Facundo Cabral hizo que a mi llegaran palabras de motivación y amor. Palabras que me acercan más a mi Padre. Me imagino que en su tiempo de encierro nunca imaginó que tendría un encuentro con Jesús, que se dedicaría a expresarlo en palabras, que llegarían lejos y que serian de bendición para mí, una joven puertorriqueña criada en un pueblito rural llamado Lares. En una porción de su reflexión No estás deprimido, estás distraído, expresa el siguiente pensamiento:
“Si Dios tuviera un refrigerador, tendría tu foto pegada en él.
Si El tuviera una cartera, tu foto estaría dentro de ella.
El te manda flores cada primavera.
El te manda un amanecer cada mañana.
Cada vez que tú quieres hablar, El te escucha.
El puede vivir en cualquier parte del universo, pero El escogió Tu corazón.
Enfréntalo, amigo -El está loco por ti!
Dios no te prometió días sin dolor, risa sin tristeza, sol sin lluvia, pero El si prometió fuerzas para cada día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino.”
Tal comprensión de Dios no dependió de una preparación profesional o de una búsqueda intensa de conocimiento teológico. Estas palabras fueron el fruto de la unión entre todo un pasado y una experiencia de empatía con un viejo vagabundo. Es impactante que, a causa de las experiencias individuales e inevitables de los seres humanos, algunos tengan que pasar por reformatorio o ser vagabundo para que, los que no hayan pasado por esto como yo, percibamos la “locura” de Dios por nosotros, que como un magneto de refrigerador está aferrado a mí y que para él lo más apreciado del universo es mi corazón

Con este escrito no tengo la intención de motivarte a conocer la vida de este cantante, más bien quiero motivarte a conocer a Dios en las cosas “simples” y en las experiencias de otros. Yo aprendí mucho y tú, ¿qué aprendiste?

1 comentario:

Cesar B. Tavarez dijo...

Me preguntaba si Gabby, o cesar eran los autores de este escrito, luego vi una joven de Lares y dije no parece Johana, tal vez es Zaian pero, no es mi mejor amiga Nory. Que hermosa tu aportacion, me encanto la redaccion y sobre todo me encanto el mensaje, que llego en un momento oportuno a mi vida la manana del 20 de agosto mi dia de cumpleanos. Gracias mamita, te quiero siempre Militza

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...