Fourier, Laplace y La Perfección del ser Humano


La primera vez que escuche sobre el concepto de la transformada fue durante mis primeros años de estudios universitarios. En esos años cada día representaba un reto de subsistencia en un ambiente de desafíos y responsabilidades.

En varios de mis cursos universitarios tuve que utilizar esta herramienta para cambiar un problema matemático imposible de solucionar, a uno mas sencillo y fácil de resolver.
Matemáticos reconocidos como el francés Juan Bautista Fourier (1768-1830) , el también francés Pierre Laplace (1749-1827) y el ingles Oliver Heaviside (1850-1925) , estudiaron y desarrollaron poderosas herramientas matemáticas para resolver problemas complejos. Hoy día la Transformada de Fourier y de Laplace son ampliamente utilizadas en cálculo matemático diferencial .

La transformada es una herramienta matemática capaz de llevar un problema indescifrable, a un terreno en donde pueda ser fácilmente resuelto. Un ejemplo de la vida diaria puede explicar mejor el concepto: Tienes un problema inicial, un carro sucio, la solución a la que deseas llegar es obvia, tener tu carro limpio. ¿Será posible limpiar tu carro con un paño seco mientras el carro también esta seco? Quizás sea posible pero necesitaras muchos retazos, y de seguro el frotarlos secos sobre la carrocería, también seca, terminará rallando la pintura.

¿Que haces? Transformas el problema llevándolo a otra dimensión en donde puedas solucionarlo mas fácilmente, esto es, mojas el vehículo con agua limpia, lo trabajas con paños mojados y jabón hasta que no quede ningún residuo de polvo. El problema esta resuelto pero el carro esta aun mojado, necesitarás secarlo (transformada inversa) para conseguir la solución que deseabas al principio y que bajo las circunstancias iniciales era imposible. Eso es el mecanismo de transformada.

Mas difícil que la solución a un problema matemático o un carro sucio es la solución de un problema que se plantea en la Biblia en el libro de Mateo. En su quinto capítulo, el evangelista nos dibuja la escena de Jesús en su discurso sobre el monte. En este discurso Jesús separa los herederos y beneficiarios de sus mercedes, de los que no lo serán. Este capítulo termina con una declaración complicada y perturbante.

Mateo 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Este es el problema que plantea el capitulo 5 del libro de Mateo. ¿Podremos los seres humanos decadentes, enfermos y con una tendencia natural a lo carnal, ser perfectos? Cuando he tenido la oportunidad de hacer esta pregunta ante alguna congregación, la respuesta ha sido casi unánime: no es posible!.

La perfección no fue considerada dentro de las modificaciones que el pecado introdujo en los planos humanos. Sin embargo evaluando la declaración de Jesús, tenemos que re-evaluar los planos humanos. Evidentemente la perfección humana sí es un requisito para el cielo. No es una opción que Jesús nos da, no es una elección para nosotros, es una declaración imperativa “Sed Perfectos”. Por lo tanto, cual fieles soldados debemos obedecer la orden de nuestro capitán, pero, ¿cual es el primer paso a dar? ¿Como podríamos lograr tal cosa, si sabemos que naturalmente estamos manchados con la imperfección?

Aquí tienes un problema imposible de solucionar. Salvando las diferencias, en una situación similar de tranque se encontraron matemáticos hace algunos siglos. Ante la dureza de un dilema matemático, la simpleza de una solución transformada.

Verás, Lucas 6 presenta la misma escena de Mateo Capitulo 5. Los mismos detalles vistos por Mateo fueron capturados por el Doctor Lucas. Sin embargo hay una imperceptible diferencia en las palabras usadas por el galeno para describir el mandato registrado por Mateo. Lucas escribió:
Lucas: 6:36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.
La misma declaración de Jesús, solo que uno entendió Perfección mientras que el otro misericordia.

El problema es ser perfecto, lo cual es imposible ante la humana inclinación a lo banal. La solución se consigue a través de la misericordia. En vez de afanarte dándole latigazos a tu mente, y a tu corazón para que haga obras de bondad, intentas permitir que Jesús tome control de tu vida. Tu dia a dia. Cada amanecer. Sin darte cuenta, el Divino Medico suavizara tu flujo sanguíneo hasta transformar tu corazón. Entonces poseerás sensibilidad espiritual aun viviendo en la tierra. Entonces notarás que es bienaventurado el pobre, manso y humilde. Tendrás la capacidad para ver el dolor de otros por encima del tuyo. Miraras con misericordia al pecador abatido, al enfermo necesitado, al vecino orgulloso. Entonces comenzara a resolverse la ecuación en ti. He aquí la transformada de la Perfección.

En ese momento Jesús habrá transformado el problema. Habrás comenzado a vivir la misericordia de Dios en tu vida. El maestro con su método, hace que se torne más tangible la perfección a través de la misericordia.

Misericordia es la acción, lo que se ve del amor, y amor no es otra cosa que Dios mismo (1Juan 4:7). La forma terrenal para alcanzar la perfección es por medio del amor que es Dios. No es un esfuerzo humano, es el creador quien hace que muestres amor a tus iguales y aun a aquellos que el orgullo margina como inferiores. Es mediante la contemplación de la vida y sacrificio de Jesús, que Dios hace el milagro de deshacer tu espectro pecador, y formar su carácter en ti.

La perfección no es un destino, es una carrera. Permitir que Dios tome tu carácter y lo transforme por medio de Jesús, te conducirá a través de un viaje de eterna gracia. Habrás terminado cuando feliz, graduado de misericordia desfiles desde la tierra a las nubes para recibir, de manos del Maestro Jesús, el diploma, el supremo galardón que te titulará de Perfecto (1 Tesalonicenses 16-17).

Para Mateo y Lucas la perfección es sinónimo de misericordia, para Jesús ser misericordioso es mas elevado que el sacrificio personal (Oseas 6:6, Mateo 9:13).

El Matemático Divino simplificó nuestro dilema. Por su misericordia y su justicia, al escondernos en El, los demás verán su carácter perfecto en nosotros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Siempre me encanto esta ilustracion de tus primeros pasos como escudrinador constante de la palabra de Dios. Mi ingeniero predilecto,con mentalidad estructurada y concreta, gracias por tu ayuda al simplificar conceptos complejos. Dios te bendiga. Te amo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...