Dios + Darwin: La Evolución Teísta está de moda


El término evolución teísta está dando mucho para hablar en estos días dentro de diversos grupos cristianos. Pero ¿a qué se refiere? Es el maravilloso reconciliador entre Génesis 1 y la Teoría de la Evolución. Se ha infiltrado de tal manera, que incluso hay Biblias que al pie de página del primer capítulo del Génesis contienen los periodos geológicos con sus respectivas fechas y la teoría de la evolución. Te recomiendo que vayas a una biblioteca y lo revises tu mismo. Fue mientras buscaba unas referencias para un trabajo de la universidad que me topé con una Biblia que contenía lo antes descrito. Esa Biblia estaba en la sección de referencias de la biblioteca de la universidad.
La evolución teísta propone que Génesis 1 no es un capítulo literal y que cada día de la creación se refiere a un periodo geológico. Cuando se analizan las posturas evolucionistas a la luz de esta nueva teoría parece que se logran armonizar. Todo encaja perfectamente, logrando así que ambos bandos los creacionistas y los escépticos estén contentos.
Pero, ¿qué pasa cuando acepto que Dios nos creó con intervenciones esporádicas y de una manera gradual y lenta que tardó millones de años? Inmediatamente, el resto de la Biblia pierde su significado. Irónicamente, sin notarlo, destrozamos todo lo que creemos como cristianos o creacionistas.
Primero, dudamos del poder creador de Dios. Cuando Dios abre su boca las cosas son y ya, porque “su Palabra es Verdad” es “viva y eficaz” y está llena de “poder”. (Génesis 1:26, 2:7; Hebreos 4:12; 1Corintios 4:20; Deuteronomio 30:14; Isaías 40:8; Salmos 119:160)
Segundo, si Adán y Eva son solo un símbolo de los primeros humanos, ¿Qué se supone que es el pecado? (Génesis 3)
Tercero, la muerte carece de total significado. La “muerte entró por un hombre”. Adán y Eva pecaron y “la paga del pecado es muerte”. Si Adán y Eva no son literales, entonces ¿cuál es el significado de la muerte? (Romanos 6:23)
Cuarto, el matrimonio ya no tiene función. Es Dios quien casa a Adán y Eva, en ese primer libro de la Biblia. (Génesis 2:24)
Quinto, el Génesis habla de una dieta original vegetariana. Nuestros rasgos fisiológicos demuestran que estamos diseñados para comer vegetales y frutas, nada de carne. (Génesis 1:29)
Sexto, el sábado es atacado directamente. Si el séptimo día Dios descansó, y no es literal, ¿Qué paso en todos esos años? (Génesis 2:1; Éxodo 20, Levítico 11:31)
Séptimo, los milagros pierden su función totalmente. Si el Dios en que creemos es un ser alejado de su creación, ¿en qué lugar dejamos al Espíritu Santo? (Juan 14:16)
Octavo, las profecías no tienen sentido. La primera profecía les es dada a Adán y Eva luego de la caída. (Génesis 3:15)
Noveno, ¿Para qué Dios va a crear un cielo nuevo y una tierra nueva? (Isaías 65:7 )
Décimo, ¿PARA QUE MURIO JESUS EN LA CRUZ? (Isaías 9:6, 25:8-9, cap. 53, Romanos 5:8, Hebreos 2:18)
Además, la Biblia tiene un orden dentro de cada libro. Se puede diferenciar entre escritos literales, poéticos o proféticos. Por ejemplo, el caso del libro de Daniel, contiene la vertiente literal que relata una serie de eventos sucedidos a Daniel y a sus amigos, y contiene la vertiente profética, que puede ser claramente diferenciada. El mismo libro guía al lector entre ambas vertientes aunque estén entretejidas. En el caso del Génesis, contiene ciertos elementos proféticos pero en esencia el libro debe ser interpretado literalmente.
Cada uno de estos puntos debe ser estudiado a profundidad y darse cuenta de que no podemos estar en dos bandos. O creemos en la creación literal del génesis o no. No podemos mezclarla con teorías populares que parecen ser lógicas e inofensivas. Estas destrozan nuestras creencias y van mermando nuestra fe sin darnos cuenta. Existen muchos argumentos para derrocar la evolución teísta. Cada uno de nosotros debe estar firme para no caer (1 Corintios 10:12). Debemos estar seguros de lo que creemos. Eso solo se logra mediante el estudio personal de las Escrituras y no mediante el oído. Jehová dice: “Clama a mí y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.” (Jeremías 33:3)
¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Salmos 19:12

Zaian Lopez

2 comentarios:

Neisha dijo...

Hola Zaian! Buen artículo.

Anónimo dijo...

La biblia no es histórica. Eso se sabe desde hace mucho tiempo. Adán y Eva nunca han existido ni tampoco Caín, Abel, Noé (y sus hijos) ni Abraham, ni Isaac, ni Jacob etc. etc. Todo eso es mitológico-legendario.Estas historias pertenecen a pueblos y culturas mucho más antíguas. La teoría de la evolución no es algo baladí, en verdad que hay ciertos aspectos en que los científicos no estan de acuerdo (pero el asunto es de forma y nunca de fondo). La biblia es una construcción totalmente humana (no inspiración divina de ninguna clase). Por favor, tienes cientos de libros en donde puedes documentarte. No se trata de creer porque sí. Si tienes fé en algún ser superior y bueno, pues está bien! sigue así. Pero no confundas la fé con la realidad. La realidad es que la biblia no es historia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...