Sin duda estás en un túnel


Acerca de los efectos del aborto, Patty McKinney, miembro de la organización "Women Exploited By Abortion" (WEBA), hace mención de casos como el de Sandy, que ha intentado el suicidio tres veces desde que se practicó el aborto hace tres años, Leslie, que no ha sido capaz de mantener un empleo durante más de tres meses seguidos desde su aborto en 1974, y la catedrática de Inglés en la Universidad de Cornell, que sufre frecuentes pesadillas en las que oye a su hijo suplicar por su vida cuando la máquina de succión le reduce a una emulsión.
Este escrito no se centra en el tema del aborto. El ejemplo antes mencionado, es solo una oportunidad de percibir el sufrimiento por el cual atraviesan seres humanos como resultado de la toma de decisiones en busca de conseguir una luz al final de las situaciones estresantes.
Puede que experimente daños muy reconocidos socialmente como lo es el aborto, el vandalismo, el abuso sexual, la crisis económica, entre otros. También puede que pase por las secuelas de algo menos perceptible como el discrimen solapado, un trastorno emocional, una autoestima irreal (muy baja o muy alta), sentimientos de insatisfacción, desamparo o soledad, etc. No importa que no haga mención de lo que te perturba, no es necesario ya que los eventos no producen los mismos efectos en los individuos. Discutir todos los posibles estresores, los efectos (físicos, emocionales y espirituales) y las respectivas soluciones tomaría años, esto partiendo de que aun las ciencias sociales permanecen en la constante búsqueda de definir la conducta humana. Quiere decir que, de una manera u otra, todos estamos en un de estatus de incomodidad actual o “túnel” en el que deseamos ver una oportunidad de cambio o “luz” a la que podamos dirigirnos para entonces salir del mismo.
Es mi deseo que las próximas líneas sean de provecho para ti.
“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios, todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece y las tinieblas no prevalecieron contra ella” (Juan 1: 1- 5). Según el relato bíblico en el contexto del capítulo uno de Juan, el Verbo es anunciado y el Verbo era el Mesías o Cristo. En Cristo estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres y en el mismo libro Cristo se refiere de si mismo: Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la lumbre de la vida (8: 12). Tú y yo sabemos cuales son nuestras tinieblas o aquello que no nos deja ver las salidas, a lo que nos habituamos y no nos deja hacer nada productivo. Si te fijas el relato no menciona una lista de especificaciones para contrarrestar las tinieblas, solo menciona a una persona, al Mesías. El Padre, conciente de la subjetividad del hombre, no se detuvo a realizar una lista de causas, efectos y soluciones. Él te hizo accesible la única solución para todos los problemas, Cristo. Lo único que debes hacer es responder al estímulo de la luz y seguirla. No te detengas a ver por dónde caminas, cuánto falta o si estas en posición de seguirle ya que el relato es absoluto al decir que la vida era la luz de los hombres, como sin distinción. Por las direcciones no te preocupes, porque su testimonio es tan amoroso que se convertirá en tu Verbo, es decir tus reglas para la acción.
Este escrito es para todos. Para ti que eres o has sido parte de algún grupo religioso en que experimentas o experimentaste alguna situación negativa que haya provocado en ti insensibilidad al mensaje de los versículos bíblicos mencionados. Para ti que sabias de estos pero no tenían tanta aplicabilidad como la tienen hoy. Para ti que no estabas expuesto a estos por la cultura a la que perteneces o por no tener la oportunidad de conocerlos. Para ti que eres como yo que a veces me entretengo observando la grandeza de mi túnel y, perdiendo de vista la luz, me adentro más en él Para ti que, a pesar de los fracasos que has creado, no estás tranquilo si no haces las cosas a tu manera. Para ti que te pesa la culpa. Para todos. Si comprendemos estas palabras, Jesús será tan atrayente para nosotros como cuando al percibir la luz al final del túnel, agilizamos nuestros pasos hacia esta. Te alumbrará y te mostrará el camino de forma particular y amorosa. Sigamos la Luz y solo a la Luz.

Noraima Padua

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...