911: Emergencia en la Calle

Anoche soñé que conducía un vehículo por una calle de un lugar desconocido en Estados Unidos. Al llegar a una intersección divise unas cunas que estaban entre arbustos, justo en la esquina de las calles. Me detuve. Mi esposa salió rápido del carro y al llegar a una de las cunas, encontró un bebe. Tomo el bebe en sus brazos. Yo estaba sorprendido y preocupado. Fue cuando mire que entre los árboles y la hierba había otras cunas. Aparentemente habían sido abandonas en aquel lugar. Las cunas estaban tapadas con telas. El viento removió la tela de una de ellas y vi otro bebe dentro. Me preocupe tanto que tome mi teléfono para llamar a emergencia. Mire el poste de la intersección para ver el nombre de la calle, y divise un 91. Intente llamar varias veces a emergencia pero por alguna razón, de esas que solo pasa en los sueños no pude completar la llamada. Sin embargo recuerdo haber levantado la vista para asegurarme del número de la calle, y ahí estaba, 91.

Al despertar, rápido recordé el sueño. Por alguna razón relacioné el número de la calle con el salmo que lleva igual número. No tenía idea de lo que hablaba el salmo. Pero al buscarlo vi lo que dice. Y aquí esta:

Seguro amparo en la angustia, Salmo 91

1 EL que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente.

2 Diré yo á Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré.

3 Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destruidora.

4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad.

5 No tendrás temor de espanto nocturno, Ni de saeta que vuele de día;

6 Ni de pestilencia que ande en oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya.

7 Caerán á tu lado mil, Y diez mil á tu diestra: Mas á ti no llegará.

8 Ciertamente con tus ojos mirarás, Y verás la recompensa de los impíos.

9 Porque tú has puesto á Jehová, que es mi esperanza. Al Altísimo por tu habitación,

10 No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.

11 Pues que á sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.

12 En las manos te llevarán, Porque tu pie no tropiece en piedra.

13 Sobre el león y el basilisco pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.

14 Por cuanto en mí ha puesto su voluntad, yo también lo libraré: Pondrélo en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Me invocará, y yo le responderé: Con él estare yo en la angustia: Lo libraré, y le glorificaré.

16 Saciarélo de larga vida, Y mostraréle mi salud.

Mas que pensar que el mensaje es para mí, pienso en mi papel en el sueno. Vi pequeños necesitados. Y mi función fue socorrer. En cada una de esas cunas había niños con necesidades básicas de protección. Simplemente estaban solos, abandonados a la intemperie en el camino. Si te sientes así, es probable que uno de esos bebes seas tú. Así que mi sueño es probable que sea para ti que lees este mensaje. Lee de nuevo el salmo, es el mensaje de Dios para ti.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...