Descubrí que soy pobre



Al comparar mis cuentas contra lo que debo, tengo que aceptar tristemente que soy pobre. ¿Cuan pobre soy?, bueno, mis hijos no conocen aun su niñera, no tienen una nana/maestra que los cuide mientras mi esposa trabaja. Mi esposa decidió contratar una nana que se encargue del trabajo por un corto tiempo, mientras los niños aprenden a conducir un carro y comer vegetales. Soy pobre porque no he llevado a mis hijos a conocer a Ronald, siento aceptar que no conocen el BigMac. Ayer conocieron las “delicatessen” de la tierra.

Soy pobre porque no vivo en la ciudad rodeado de bancos, edificios y de semáforos llenos de vendedores de verduras. En cambio mis niños viven confinados al verdor, limitados por el horizonte de su imaginación. Soy pobre pues los niños no son educados por mal-educados instructores de famosas escuelas citadinas. En cambio abren sus ojos con un tercio de sol, mientras la niñera todavía espera.

Soy pobre porque mi tiempo no lo dedico a salvar la bolsa de valores, ni a sostener caviar con mi mano izquierda mientras sostengo las lagrimas de mi esposa con la derecha, antes de llagar tarde a casa. Soy pobre porque no tengo fragantes detalles, en cambio recurro a la planta verde del patio para que perfume mi puerta. Soy pobre pues las lágrimas aun no han recibido mi número de teléfono, no saben que existo. Solo mi esposa.

Como ves no tengo nada, solo una vida plena. Pero tu despiertas en la lucha de ser rico. Como alguien una ves dijo, Gracias Dios, porque mi mayor riqueza es ser pobre.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...