Exégesis de Lucas 24:32

Análisis Histórico: ¿Cuál es la situación que enfrentan el autor y los recipientes en su tratado?

Lucas es un gentil convertido al cristianismo que escribe su evangelio dirigido principalmente a los gentiles. El relato de Lucas 24 se da precisamente durante el tiempo de la pascua, evento cultural de suma importancia entre los judíos y luego de la muerte de Jesús cosa que caus mucha conmoción entre el pueblo. Estos dos discípulos que aparecen en el relato van de camino a Emaús, ciudad situada a 12 kilómetros de Jerusalén ya que para la pascua venían judíos de las diferentes provincias a reunirse en Jerusalén para celebrar la solemne actividad. Jesús aparéese pero ellos no le conocieron, él en el camino al notarlos tristes por la situación resiente comienza a hablar con ellos y animarlos a través de las escrituras demostrando como en la cruz se cumplen todas aquellas cosas allí se mencionaba. Jesús probablemente hizo mención de los escritos de Moisés y también de los Profetas los cuales eran de sumo valor para el pueblo judío. Cuando los hombres llegan a su casa le invitan a quedar, este gesto de amabilidad era muy común en aquella época, los judíos solían practicarlo con sus compatriotas y no importa la hora que fueran le daban de comer pan a su huésped. Al escuchar las palabras que salían de las palabras de este hombre (Jesús) ellos se llenaban de gozo en su corazón. En el momento en que ellos se encuentran en su casa compartiendo el pan, ven a este “hombre” partiendo el pan y lo reconocen como el Mesías y en ese momento desaparece de en medio de ellos. Se decía que ángeles venían en secreto y aparecían solo al final de su misión, pero no de las muertas restauradas a la vida. Quizás la razón por la cual los discípulos no le conocieron fue por que se encontraba con un cuerpo diferente, quizás un cuerpo glorificado. Este relato no solo probaba que Jesús había resucitado sino también que en él se cumple la palabra de Dios

Análisis Textual: ¿Cuál es la lectura más adecuada del texto?

Lucas 24:32 en el texto griego dice como sigue: και ειπαν ειπον προς αλληλους ουχι η καρδια ημων καιομενη ην εν ημιν ως ελαλει ημιν εν τη οδω και ως διηνοιγεν ημιν τας γραφας. Algunas versiones como la Reina Varela 2000 traducen de la siguiente manera: Y decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? Esta traducción suena muy bien pero si quisiera acercarse más al texto griego se deberían hacer algunas modificaciones. Por ejemplo la palabra ardía, la versión griega utiliza la palabra καιομενη y se encuentra en presente participio, singular, nominativo y viene de la raíz καίω que significa encender, quemar, arder o incendiar, pero καιομενη como mencione anteriormente se encuentra en presente participio por tal motivo seria incorrecto traducirlo como “ardió” que esta en pasado; sino como “ardiendo” que se encuentra en presente participio. Otra posible modificación que se debería de tomar en cuenta es que en griego se utiliza la palabra ην que significa “estaba” y es indicativo, activo, tercera persona, singular, imperfecto. Esta palabra es totalmente omitida en la traducción RV2000 y la misma tiene un importante valor teológico en el texto. Por último, la RV2000 traduce la palabra ημιν correctamente como “en nosotros” (“a nosotros” seria otra traducción) pero luego la traduce como “nos” lo cual quitaría el valor implícito que podría tener si se diera el caso; lo más correcto sería dejarla de manera literal (“a (en) nosotros”) para no así forzar el texto.

La versión de Jerusalén hace una mejor traducción, que lee como sigue: Se dijeron uno a otro: ¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras? Pero al igual que la RV2000 traduce ημιν como “nos” en ves de cómo “a (en) nosotros”.

Partiendo del griego como base para entender y traducir el texto, llego a la conclusión de que la mejor lectura de Lucas 24:32 seria: “Y dijeron uno a otro ¿No estaba ardiendo nuestro corazón en nosotros mientras hablaba a nosotros en el camino y mientras abría (declaraba) a nosotros las escrituras?”
Análisis Léxico: ¿Cuáles son las palabras más significativas del texto?

Como en la mayoría de los casos los verbos juegan un papel importante, como por ejemplo:
Καιομενη: v-ppp-nsf, sig. Ardiendo, encendiendo, etc.
ην: v-iai-3s, sig. Era, estaba.
Ελαλει: v-iai-3s, sig. Hablaba
διηνοιγεν: v-iai-3s, sig. Abría, demostraba

Otras palabras importantes en este versículo que no pueden faltar son:
Ουχι: sig. ¿No?
Καρδια: sig. Corazón

Análisis Teológico: ¿Qué verdades bíblicas aparecen en el texto?

La Cristología y la Soteriología son las verdades fundamentales de este texto, tanto explícitas como implícitamente. Estas no aparecen plasmadas allí de forma estática sino de manera activa trabajando directa, inmanente y de forma progresiva en el corazón del hombre.

¿No estaba ardiendo nuestro corazón: En griego el verbo “estaba” (ην) es imperfecto por lo tanto es progresivo, esto significa no solo que “estaba” ardiendo sino que también “esta” ardiendo y “estará” ardiendo. Esa llama que arde en sus corazones era Dios mismo obrando en ellos.

Mientras hablaba a nosotros: Así como en el Génesis la palabra de Dios tenía un poder vivificador al dar vida a todas las cosas, ahora en Jesús (Dios) la palabra tiene el mismo poder vivificador trayendo un reavivamiento al corazón decaído y desesperanzado de aquellos dos discípulos. El verbo “hablaba” (ελαλει) en griego también es imperfecto lo que como mencione también es progresivo, Jesús “hablaba”, “habla” y “hablará” al corazón de ellos. Los ojos de los discípulos fueron abiertos y les amaneció la gran verdad de Cristo, sin duda el evangelio de salvación (una verdad cristológicamente soteriológica) y éste durante muchos años a llenado de vida a muchos.

Abría a nosotros las escrituras: Cristo al revelarle las grandes verdades simbólicas y proféticas que las escrituras declaraban de él, presentaba la Cristología más exacta que ningún teólogo podría hacer y por ende el meticuloso plan de salvación que a través de todo el A.T. se llevaba a cabo (Soteriología). En griego también el verbo utilizado para “abría” ( διηνοιγεν ) es imperfecto y se podría traducir también como “declaraba”. Esto significa entonces, que Jesús de forma progresiva les declararía sus palabras.

Así como en los tiempos bíblicos, la Reforma y los pioneros, el conocimiento de Jesús a causado reavivamiento y gran despertar en la iglesia, quizás sea esa comprensión de Jesús el colirio que necesita los ojos de la iglesia Laodicense.

Por Gabriel Aleman Rodriguez

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...