En Una Carretera Oscura


Saludos Amigos:

El banquete de la FADU (Federación Adventista de Universitarios) terminó cerca de las 12:30 AM del Lunes. Luego de terminada la actividad nos quedamos un rato saludando y tomando algunas fotos. Finalmente a eso de las 12:45 salimos del Campamento.

Al montarnos en la guagua, mis tres niños se durmieron instantáneamente. Militza y yo íbamos felices, recordando las actividades del campamento. Teníamos la certeza que Dios había estado en aquel lugar.

Guiaba suave sin prisa. A eso de la 1 y algo de la madrugada, mientras bajaba por la carretera 10 de Utuado a Arecibo, vi un carro blanco detenido a la orilla de la carretera. Mire el vehiculo y pensé que dentro de poco le habrían de romper los cristales, como suele pasar con los carros abandonados en las calles.

Cerca de medio kilómetro mas adelante, vi a un muchacho que caminaba rápido cargando un tanque de gasolina. Lo mire y le dije a Militza, ese muchacho es el dueño del carro que vimos antes.

Continué guiando cuando escuche la vos que me dijo, regresa a ayudarlo...

Hello!!!!, ¿estoy con mis tres hijos y mi esposa en la guagua a la 1 de la mañana, en una carretera oscura, totalmente vulnerable, y me estas pidiendo que regrese?

Dije en mi mente no viraré.

Pero, ahí estaba de nuevo la orden, regresa a ayudarlo!!!

¿Que les puedo decir?, Dios es el que manda. Él protegerá mi familia. Así que le dije a mi esposa: voy a virar a ayudarlo, ella me miro con duda y me dijo, OK regresa!

Di la vuelta en la autopista y regrese. Al llegar ante el muchacho, baje el cristal y le pregunte que pasaba. Me explicó que se quedó sin gasolina. Le dije que me diera el tanque y el dinero para ir a la gasolinera a buscarle el combustible. Le pedí que me esperara en la autopista. El aceptó.

Así que salí a buscar una gasolinera que a la 1:15 de la mañana estuviera abierta. Cerca de 2 kilómetros encontré una y entré. Al estacionarme me percaté de que habían 9 muchachos reunidos en torno a una pickup Ford amarilla. El aspecto era de jóvenes de la calle. En efecto ¿qué hacían un grupo de jóvenes a esa hora en aquel lugar?, Bueno, no sé. Parecían usuarios y vendedores de drogas. Pensé no bajarme pero, había estado en el monte, había estado con Jehová, y El me pidio que ayudara al muchacho de la autopista. Así que me baje.

Dejé a Militza con los niños en la guagua y caminé con el dinero en una mano y el tanque en otro. Totalmente vulnerable. Pase frente al grupo. Mientras pagaba en la caja. Uno de ellos, el que parecía el líder (Tenia tatuajes, olía a alcohol y cigarrillos pero no estaba borracho, tenia unos 35 años aprox, estaba sentado sobre el bonete de la camioneta.), dijo: “Ah ese tanque es del chamaco que se le quedo el carro verdad, yo lo vi pero no me paré. Uno no sabe con que se va a encontrar en la calle”, Yo me viré y le dije desde donde estaba: Pues fíjate, Dios te envió a ti primero, pero como no quisiste ayudarlo, me envió a mi.

Entonces el le dijo al grupo” “les apuesto que es Cristiano, por eso se paro a ayudarlo”

En ese momento sentí de nuevo la vos que dijo: son tuyos!!!!

Les dije: Si, soy cristiano. Voy a llenar el tanque, y tan pronto termine, quiero que se reunan porque voy a orar con todos ustedes.

Uno de ellos empezó a alejarse. le dije ¿pa donde tu vas?, ven que tu también estas incluido.

El dijo: es que estoy fumando y tu estas llenando gasolina.

AL llenar el tanque lo llame, le dije que votara el cigarrillo y viniera. Les pedí que hicieran un círculo. Les pregunte que querían que les dijera a Dios. Bajaron la cabeza y no me contestaron. Les dije que Dios me había enviado para darles una oportunidad, que Dios los estaba buscando, y que esa noche los había encontrado. En ese momento vi al líder que se limpiaba las lágrimas.

Le pedí que me diera su mano. Tímidamente lo hizo y comencé a orar con los nueve a mi alrededor, y con la mano derecha del líder sobre mi mano izquierda. Ore por ellos, le pedí a Dios que los liberara y los perdonara. Pedí por su familia. Pedí por sus madres que estaban orando por ellos para que salieran de las calles. En eso el Líder comenzó a llorar desesperadamente, me di cuenta que Jehová los había hecho a ellos vulnerables. Dios tiene poder amigos!!

Termine de orar diciendo que los abrazaría para que sintieran el abrazo de Cristo. En eso el líder se tiro del bonete y me abrazo llorando inconsolablemente. Puse su cabeza sobre mi hombro y lo consolé, diciéndole que Dios quería salvarlo. Estuvo unos minutos en mi hombro, hasta que sonó su telefono. Atendió la llamada. AL terminar de orar gran parte de ellos estaban llorando.

Los abrace uno por uno. Secaban sus lagrimas. Escuche la conversación telefónica mientras abrazaba al grupo. El decía: “Tu tienes que ver esto, Dios envió a un muchacho para orar por nosotros, tu sabes que ayer intentaron matarme y estoy vivo de milagro”, entonces comprendi lo que Dios estaba haciendo, dando una nueva oportunidad.

Cada uno de ellos me abrazo. Les di el mensaje individual que Dios puso en mi mente. Me agradecieron efusivamente y me fui.

Cuando Dios esta con nosotros, quien contra nosotros!!! No importa cuantos sean, Jehová los entregará en tus manos, los comerás como PAN (Números 14:8-9).

Volví al muchacho de la autopista. Antes de montarse le dije, yo no te conozco, el se asustó, pero siéntate que te voy a contar lo que Dios hizo esta noche.

Le conté y luego le pregunté. Cual es tu problema. El me dijo con temor: que se me quedo el carro. Le conteste: eso lo se, porque Dios te puso en mi camino. Me contó que era casado y que esta noche había entendido que debía buscar de Dios. Le conteste: no tienes que buscar de Dios. Acaso no te das cuenta que Dios te está buscando a ti. Oré con él y lo llevé al carro. Me agradeció.

Pensé que con Militza, Jarah, Juliet y Sergio era vulnerable, pero si Jehová esta con nosotros, somos poderosos. El enemigo es vulnerable.

David dijo alguna vez:

2 Samuel 22:

Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador;
3 Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré;
Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio;
Salvador mío; de violencia me libraste.
4 Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado,
Y seré salvo de mi enemigos.

1 comentario:

Cristiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...